Creatividad, Innovación y Aviones de papel “ganadores”

“La genialidad es la capacidad para ver 10 cosas donde el hombre ordinario sólo ve una sola”, Ezra Pound

“El genio no es más que la capacidad de observar la realidad desde perspectivas no ordinarias”, William James

 

La Creatividad es la suma de Conocimiento y Técnica, Juego e Imaginación.

El Juego entendido como la capacidad y la disposición a manipular nuestros conocimientos cuanto más variados mejor.

La Imaginación entendida como la capacidad de crear realidades hasta la fecha inexistentes e incluso paradójicas.

La Creatividad es la suma de esas tres cosas.

Pero se da el caso de que cuando queremos ser creativos jugando con nuestros conocimientos e imaginando libremente más allá de nuestros constructos mentales, nos damos cuenta de que no podemos hacer cosas que son tan sencillas como ver una situación desde distintos puntos de vista, generar diferentes alternativas a la solución de un problema, imaginar que los juegos de suma positiva son posibles, o imaginar que es posible aumentar la satisfacción de los clientes reduciendo el coste.

Este último caso, que es el caso del low-cost o de IKEA y Zara, no existía a nuestro espacio de posibilidades mentales, y por lo tanto reales, hasta que alguien imaginó más allá del territorio conocido y se preguntó: y que tal si por el hecho de dar menos calidad –y reducir nuestros costes- llegamos a clientes que ahora no pueden acceder por precio a nuestros servicios? Era algo simple, pero constituyó toda una revolución en su momento.

 

Imaginemos ahora que nos piden construir un avión de papel ganador, es decir, un avión de papel del que estemos seguros que volará más lejos, y en línea recta, que los aviones de papel de nuestros compañeros competidores. Lo que muy probablemente pasaría es que no podríamos construir ese avión ganador porque “seríamos incapaces” de estrujar el papel y hacer un avión que fuese una bola.

¿Estaríamos haciendo trampas? No. ¿Es que alguien nos ha puesto esta limitación? No, nadie nos la ha puesto.

 

Nadie, excepto la educación que hemos recibido, que ha sido más formal que experimental, que ha buscado siempre la eficiencia y casi nunca ha dejado tiempo para el juego y la fantasía.

 

Ya hace cien años del descubrimiento de la relatividad, y todavía nos cuesta asumir que todos los sistemas formales son convenciones. Y todavía nos cuesta tomar conciencia de que todo depende del punto de vista.

Todos los grandes descubrimientos sobre el funcionamiento del mundo, -como la Teoría de la Relatividad de Einstein-, y también muchos inventos, los han llevado a cabo personas que han tenido la capacidad de jugar con la ambigüedad y las paradojas, imaginando y entreteniendo en su mente dos imágenes contradictorias al mismo tiempo.

Personas creativas capaces de interpretar la realidad desde el prisma de nuevos marcos lógicos.

 

Descárgate el programa de Creación e Innovación

 

Pídenos conferencias y consultoría; y formaciones a medida.

Juna Albert,

Física, Coach especialista en neurociencias

Miembro del comité de expertos en creatividad en la Fundación Creativación

Profesora en el Máster internacional de la UPC en modelos de negocios

Autora de ¡Sincroniza tu Vida!, Ediciones B, marzo 2012

Autora de ¡Feliz Vida!, pistas para ser quien eres y emprender lo que quieres, Balàgium editors, mayo 2013