Equipos altamente eficaces

En los equipos altamente eficaces, el comportamiento de los miembros es interdependiente y las metas personales están subordinadas al cumplimiento de la meta del equipo.

Hay compromiso y un deseo de afiliación al equipo.

 

Incluso si los individuos están formalmente designados como equipo, la energía del equipo no hará su aparición mientras que cada uno de los miembros actúe anteponiendo sus propios objetivos a los objetivos comunes.

En un equipo eficaz se dan a un tiempo interdependencia, magnetismo, responsabilidad compartida, aliento mutuo y confianza.

 

Un atributo fundamental de los equipos efectivos es un líder efectivo.

Los líderes efectivos tienen el respeto y el compromiso de los miembros del equipo: son creíbles y confiables.

 

Establecer la credibilidad y la capacidad para influir en los miembros del equipo son los primeros retos fundamentales que enfrentan los líderes de los equipos.

 

Para conseguir un equipo eficaz se trata de trabajar con los miembros del equipo, mediante la influencia y el control indirecto, en lugar de trabajar sobre los miembros del equipo, mediante órdenes o control directo.

La menor rigidez en el control y en las normas queda compensada por el compromiso individual que cada miembro del equipo establece con el cumplimiento de los objetivos y con el conseguimiento de la visión.

 

Las metas y los objetivos son específicos y se encuentran en un presente inmediato. Por ello, porque no están en el futuro como sí lo está la visión, las metas y los objetivos carecen de la energía que emana de ese reto y ambicionado futuro dibujado en la visión.

 

La visión, un futuro posible, pero aún futuro, cuando está bien construida y comunicada por parte del líder, marca una dirección que focaliza y atrae las energías individuales y las del grupo.

Construir y comunicar la visión es un arte del que hablaremos en post posteriores.

 

De momento, volvamos a la credibilidad y a la influencia de que hablábamos al inicio.

Lo hacemos para enunciar los siete comportamientos fundamentales para la formación de la credibilidad y la influencia del líder entre los miembros del equipo:

  1. Demostrar integridad
  2. Ser claro y consistente
  3. Crear energía positiva
  4. Utilizar atributos comunes y reciprocidad
  5. Manejar el acuerdo y el desacuerdo
  6. Alentar y facultar
  7. Compartir información