Formalismo e Intuición

Kurt Gödel, fue autor del Teorema de la incompletitud, al que llegó buscando establecer de manera formal, los límites de los conceptos formales para captar conceptos intuitivos.

La ciencia es intuitiva. Hacemos ciencia dando saltos intuitivos. Las matemáticas son intuitivas por su naturaleza de ciencia a priori. La creación está ligada a la intuición. No puedes crear si no eres tu quien da el primer paso en el vacío. Un vacío que no da miedo cuando has aprendido a convivir con él. Cuando lo haces, se transforma en un vacío necesario hasta el punto de que no tenerlo, te asfixia y te anquilosa, tanto el físico como el alma.

El formalismo explica y demuestra, pero no crea. El positivismo imperante en la época de Kurt Gödel, está emparentado con el escepticismo y el materialismo. Los tres constituían una visión global predominante “hacia la izquierda” (hemisferio izquierdo).

Kurt Gödel nos decía que la visión hacia la derecha está caracterizada por el espiritualismo, el idealismo y la metafísica. Y nos contaba cómo desde el Renacimiento, el desarrollo de la filosofía ha ido generalmente de derecha a izquierda.

Nos damos cuenta, observando los últimos cambios y tendencias, que la sociedad se está encaminando hacia un post-materialismo. En modo acorde, debemos también dar marcha atrás en el dominio que el modo operativo del hemisferio izquierdo ha ejercido acallando el derecho.

Es necesario que nos orientamos hacia el hemisferio derecho para, recuperarlo primero, y sincronizarlo con el izquierdo, después.

Porque este es el único modo en que podremos reconectar con el significado, con la capacidad de sentir el amor y la belleza, y con la capacidad de sentirnos uno, sincronizados en mente y cuerpo, sincronizados unos con otros, con la humanidad y con el planeta.

Para saber más…

Lee mis libros ¡Sincroniza tu Vida! y ¡Feliz Vida!, escucha mis conferencias, apúntate a mis Workshops, contrátame para conseguir equipos creativos, empáticos, intuitivos y resolutivos. Equipos que aúnen Logro y Sabiduría.


Deja un comentario