Innovación abierta: la innovación como commodity

En los sistemas de innovación tradicionales el objetivo es tener a los mejores expertos trabajando en la organización, por lo que si queremos innovar en marketing, por ejemplo, obligatoriamente necesitaremos a los mejores expertos estatales o mundiales trabajando en el departamento de marketing.

Lo mismo ocurriría con la innovación tecnológica, la de proceso y la organizacional.

 

Los procesos de innovación tradicionales son habitualmente representados mediante un embudo, donde por un extremo se introducen ideas y tecnologías existentes en la organización y por el otro extremo sale el producto o servicio final que será ofrecido al usuario.

 

innocerrada

 

Se trata por tanto de un sistema lineal donde es necesario seleccionar las mejores ideas, desarrollar los prototipos, validar el prototipo y el resto de actividades internamente para finalmente obtener el resultado deseado.

Se podría deducir que si se introducen más y mejores ideas por un extremo del embudo se obtendrán mejores productos o servicios, ya que es de suponer que los mejores expertos de la organización han hecho un buen trabajo identificando ideas exitosas.

Ideas existosas que nadie contempla que puedan venir de otras personas que las específicamente escogidas para integrar el departamento de I+D.

Un departamento que considerado al modo tradicional como un silo, marca una frontera de fuertes creencias mentales sobre quienes son capaces de tener buenas y productivas ideas y quienes no. Bajo esa creencia mental todo el mundo cree que la capacidad de generación de productos y/o servicios exitosos está limitada a la capacidad de generación de ideas exitosas de los expertos internos. Con esta creencia todos aceptan su total y “legítima” incapacidad de innovación, y así se comportan…

 

El objetivo de la innovación abierta en cuanto a las ideas

En un proceso de innovación abierta el objetivo es buscar las ideas más exitosas allá donde éstas se encuentren, no importa si éstas han sido generadas por un grupo de jóvenes en Silicon Valley, un equipo de investigadores en Bangalore, una comunidad on-line de usuarios o el grupo de expertos de la organización.

 

innoabierta

 

 

También la innovación abierta se abre a reuniones de generación de ideas y peticiones de ideas por parte de cualquier empleado de la organización, incluso como modo de aumentar su compromiso con ella.

Uno de los grandes retos dentro de este nuevo paradigma de Innovación abierta es  identificar, acceder e incorporar el conocimiento necesario para desarrollar productos o servicios exitosos.

Identificar el conocimiento necesario no es una tarea trivial.

Requiere tener conocimiento de lo que ocurre en el sector a través de fuentes primarias (expertos, investigaciones de campo, proveedores, clientes, etc.) y secundarias (estudios, estadísticas, prospectivas, etc.) de información.

 

Uno de los primeros investigadores que acuñó el término innovación abierta u “open innovation” fue Henry Chesbrough, director ejecutivo del Centro de Open Innovation de la Universidad de California-Berkeley.

 

henry

 

El profesor Chesbrough mantiene en que los modelos monolíticos de I+D restringen el flujo del capital intelectual de la organización, limitando las oportunidades para convertir en dinero dicho flujo de conocimiento.

La visión de Chesbrough sobre la innovación abierta es que existe un mercado global de innovación, donde la innovación misma es una commodity que puede ser comprada, vendida, licenciada, prestada y reinvertida.

Como vemos en el nuevo embudo para la innovación abierta, las ideas y las tecnologías no solo provienen del interior de la organización sino que también provienen del exterior.

Y a diferencia de en el modelo tradicional, no existe una única salida sino que el proceso de innovación se asemeja a un “queso de gruyere” con multitud de poros que permiten al proceso salir antes de llegar al mercado tradicional.

Estas salidas pueden ser en forma de spin-off, o licencias de patentes.

En este nuevo entorno, el departamento de I+D será el que lidere e interprete adecuadamente las oportunidades existentes en sus redes de innovación hasta llevarlas a su ejecución.

 

El paso de un modelo de innovación cerrado a otro más abierto requiere cambios más allá  del propio proceso de innovación.

Los cambios deben ser estructurales, desde la cultura organizacional hasta el modelo de negocio, pasando por las tecnologías, la gestión de la propiedad intelectual etc.

Unos cambios que permitan que, además de aumentar la porosidad de la organización en cuanto al flujo de ideas, la organización pueda ser más rápida que la competencia, más competitiva y aportar mayor valor añadido.

 

Según un estudio de la consultora ATKeaney, las organizaciones más exitosas están comprometidas con la innovación abierta.

Son organizaciones que trabajan con una red de partners mucho más extensa y colaboran tanto hacía arriba como hacia abajo en la cadena de valor.

Son empresas que han pasado de los sólidos límites de la organización a otro escenario donde los límites están compuestos por membranas semi-permeables que permiten que la innovación “se mueva” más fácilmente entre el entorno exterior y los procesos internos de I+D.

 

Un ejemplo reciente de Innovación abierta en Ford

 

La innovación abierta además de dar resultados efectivos, da una imagen de colaboración y apertura que consigue la adhesión de los clientes más allá de la bondad y oportunidad del producto o servicio ofrecido.

¿Eres una organización abierta? ¿Estás preparado para innovar en modo abierto?