Sobre reorganización y profesionalización de la empresa

Las empresas se “des-organizan” a lo largo de los años debido a su propio crecimiento y evolución.

 

Algunos factores causantes de la desorganización son de tipo interno y humano:

En los negocios, de forma habitual, se pierde de vista que el principal objetivo es la rentabilidad. El trabajo diario sirve de excusa perfecta para dejar “aparcadas” decisiones importantes y necesarias para conseguir las metas marcadas.

La gestión del coste de oportunidad de nuestro tiempo es una de las claves del éxito futuro de la empresa.

Y también lo es un modelo de negocio que se reinvente para adaptarse y anticiparse a las demandas del cliente, los cambios del mercado y las innovaciones tecnológicas.

 

Todas las organizaciones, grandes y pequeñas, deben estar enfocadas al cambio para poder afrontar estos tiempos actuales de incertidumbre.

Y una de las obligaciones de todo empresario y empresa debería de ser la de “re-Inventarse” constantemente.

 

Muchas empresas pequeñas y medianas sienten que ellas y sus clientes “cautivos” están fuera de las leyes de movimiento y cambio del mercado.

Es cierto que para ellas y ellos, sus clientes con nombre y apellidos actuales, la velocidad de cambio es menos alta. Pero eso no significa que no exista.

Y esa menor velocidad que a primera vista parece una ventaja para la empresa que se siente fuera de las continuas necesidades de reinvención que afectan al resto, puede volverse en su contra muy fácilmente y terminar en la cuneta como termina hervida la rana de la fábula.

 

Las organizaciones necesitan personas motivadas y preparadas para el futuro.

Y por otro lado deben contar con métodos de trabajo y sistemas de gestión que permitan cumplir con los parámetros establecidos y, de esta forma, alcanzar los objetivos planificados.

 

Nuestro modelo de reestructuración está basado en las ideas de Peter Drucker y Keniche Ohmae sobre estrategia y management.

Y en concreto sobre la necesidad de construir la cohesión y efectividad laboral del equipo sobre los objetivos estratégicos intuidos. La idea es que el equipo se sienta implicado en la nueva dirección del negocio y se sienta artífice de las mejoras. A partir de esta primera reorganización se elabora el plan estratégico atendiendo al conocimiento del mercado, las tendencias del entorno, el análisis comparativo con la competencia y la situación de la compañía (DAFO) en relación a todo ello.

Fase 0. Definición del Enfoque y los Objetivos estratégicos

Fase 1. Organización interna: visión de la Dirección

Fase 2. Organización interna: selección de Equipos clave

Fase 3. Definición del modelo de trabajo y del cuadro de mando

Fase 4. Mientras los equipos se reorganizan trabajando distinto, empieza la fase de elaboración del Plan estratégico a partir del estudio del mercado, las tendencias del entorno, la competencia y la situación DAFO acerca de todo ello

Fase 5. Definición del Plan estratégico y los Planes operativos asociados

Fase 6. Seguimiento